¿Cómo debe ser el cristal para una mesa?

Si buscas que en tu comedor (por ejemplo) prime la luz y la sensación de amplitud y espacio pensar en el cristal como material para tu mesa puede ser un gran acierto.

Se trata de un material muy resistente que ofrece infinidad de posibilidades, muchos beneficios y alguna desventaja como veremos a continuación.

Ventajas de tener una mesa de cristal

Entre las ventajas principales tenemos:

  • Gran resistencia.
  • Reflejo de la luz natural que aporta luminosidad y una sensación de amplitud que no conseguimos con ningún otro material. Es ideal por lo tanto para estancias pequeñas o con luz escasa.
  • Su limpieza es muy sencilla y requieren de muy poco mantenimiento.
  • Una mesa de cristal se mantendrá siempre como el primer día, sin verse afectada por el paso del tiempo.

Desventajas de tener una mesa de cristal

Pocos inconvenientes le vemos a tener una mesa de cristal, pero señalaremos principalmente dos:

  • Tener en cuenta que debe combinar con los otros muebles del ambiente. Al transmitir elegancia, hay que elegir con cuidado el resto de muebles, para evitar un choque grande de estilos. La mesa de cristal tenderá al protagonismo, y el resto debe ir en consonancia.
  • Quizá para casas con niños no sea el material más óptimo, aunque hoy día en este tipo de mesas se emplean cristales templados y de seguridad. Además, vienen con los bordes redondeados para evitar graves accidentes.

¿Qué tipo de vidrio escoger para una mesa?

Vidrio laminado

Es un tipo de vidrio muy práctico y seguro. Son seguros porque están compuestos por dos o más paneles u hojas simples. Entre estas hojas, se interponen láminas fabricadas en butiral de polivinilo (PVB) que le aportan una mayor resistencia y elasticidad.

Los vidrios laminados pertenecen al grupo de vidrios de seguridad, puesto que ante una rotura, los trozos permanecen adheridos a la lámina central. Por lo tanto, una de las características más apreciadas del vidrio laminado es su resistencia y, en caso de sufrir una rotura, el cristal no se rompe en muchos pedazos, sino que se convierte en una ‘malla’ que queda fija. En resumen, la seguridad del vidrio laminado es su máximo beneficio.

Vidrio templado

El cristal o vidrio templado recibe el nombre de ‘templado’ porque, después de cortar y procesar el vidrio a la medida necesaria, pasa por el horno para ser “templado” hasta conseguir una dureza 10 veces superior a la del vidrio original.

Este tipo de cristal templado se utiliza en muchísimas aplicaciones como escaparates de tiendas, mamparas de baño, suelos, etc. El cristal templado es por lo tanto un vidrio de seguridad muy resistente a los golpes y que en caso de rotura se descompone en trocitos pequeños, para evitar males mayores.

El vidrio en la decoración.

El cristal, como hemos comentado es un material muy versátil, que dependiendo del material de la estructura del resto de la mesa, nos aportará unas características u otras a la estancia.
Así, si la estructura de la mesa es de acero o cualquier otro metal, el tablero de vidrio aportará modernidad. En muchos espacios de trabajo y oficinas podemos ver este tipo de combinación.

Si por ejemplo combinamos el cristal con una estructura de madera, la estructura se llevará todo el protagonismo, y aportará calidez y comodidad a la estancia.

El tablero de cristal es ideal también para su uso en exteriores, por su gran durabilidad y fácil limpieza

Por todo esto, podemos decir que las mesas de cristal, ya sean redondas, cuadradas o de formas más originales, pueden convertirse en el elemento protagonista de cualquier espacio.

¿Y tú? ¿Dónde vas a poner tu mesa de cristal?

Deja una respuesta